LA EDAD NO PERDONA.

Así es, por mucho que entrenes nunca podrás vencer al tiempo, ni tan siquiera Fedor Emelianenko, a quien veíamos caer estrepitosamente el pasado 25/junio en Bellator 180. Nadie podía imaginar que quien, sin duda alguna, dominara la escena de las artes marciales entre los años 2001 y julio de 2010 (fecha de su derrota con Werdum) pudiera ser noqueado y mucho menos en el minuto 1:14 del primer round.

El luchador que marcó la época del Pride FC, el último emperador, el hombre más fuerte del mundo, no pudo, como nadie podrá jamas, vencer al tiempo. Y es que, como se dicen en el mundo del boxeo, nadie golpea tan fuerte como vida.

Fedor se ganó su fama luchando contra los mejores de cada momento. No todos los campeones enfrentan a los más duros de cada momento, de ahí la admiración, simpatía y respeto que despertó en todos los aficionados a las MMA. En su larga lista de victorias (36-5-0 y 1 “no contest”) figuran los grandes nombres como:

 

Ricardo Arona

Matt “The law” Lindland,

Heat Herring

Pedro Rizzo

Andreu Arlovski

Antonio Rodrigo “minotauro” Nogueira”

Gary Goodridge

Kevin Randleman

Mark Hunt “walkaway punch”

Mirko “crocop” Filipovic

Semmy Schilt

Yuji Nagata

Mark Coleman

Tim “gigante” Sivla

Y un largo etcétera hasta las 36 victorias. Sin embargo, el último emperador ha sucumbido al paso del tiempo. Como, tristemente (para los nostálgicos de la época Pride) hemos podido comprobar al verlo noqueado por Matt Mitrione en Bellator 180. Y es que los tiempos cambian, la lucha evoluciona y los nuevos métodos de entrenamientos, sumado al desgaste que provoca la edad dan como resultado ver caer estrepitosamente al ídolo de toda una generación como lo ha sido Fedor Emelianenko.

Lo mismo ocurrió con Royce Gracie. Quien fuera el campeón indiscutible de los comienzos del UFC, allá por 1993. Nunca nadie dominó el  UFC como él y no creo que nadie lo vaya a volver hacer. Finalizaba todas las luchas, durante las cuatro primeras ediciones del UFC, de 1993 a 1995, fue el rey indiscutible. Dominaba todos los pesos, ya que no había por aquel entonces categorías de pesos. Pero también sucumbió al paso del tiempo, siendo atropellado, incluso en el suelo (fue duro de ver esa parte), por Matt Hughes en el UFC 60 (MAYO 2006). Mucho había llovido desde 1993 y Royce, a pesar de un excepcional jiu-jitsu, no tenía la fuerza y juventud que lo llevaron a ser el dueño y señor de los UFC cuando ni tan siquiera existían las categorías de peso. En aquella época en la que no había reglas, incluso se podía  golpear en los genitales y tirar del pelo, con la única prohibición de morder y meter los dedos en los ojos (de ahí surgió en nombre de “vale tudo”). En la que las modas pasaban sin mirar por las puertas de los gimnasios de “vale tudo”

No sabemos como va a afectar el paso del tiempo a Floyd “money”  Mayweather, quien vuelve de su retiro desde que en septiembre de 2015 anunciara desde lo alto del ring, tras su última pelea, que abandonaba los cuadriláteros, dejando tras de sí un record de 49-0. Sin duda alguna Mayweather ganó, durante su carrera, a grandes nombres del boxeo, pero se retiró para quedar empate con el paso del tiempo. Ahora vuelve, uno de los más grandes del boxeo, según su record, pero camino de sus 41 años y tras casi dos de retiro. Ya no es el joven rápido y habilidoso que era, lo vimos sacar toda la zorrería que dan los años en sus últimos combates, más que los puños que le llevaron a ser el gran boxeador que es.

Vuelve para enfrentarse al mediático y polémico Conor Mcgregor que, no solo ha revolucionado el mundo de las MMA, sino que consiguiendo que se celebre este combate ha revolucionado el mundo de los deportes de contacto por completo. Lo impensable. Algunos profesionales del noble arte dicen que Mcgregor ni tan siquiera tiene el nivel de un buen amateur de boxeo, sin embargo la decisión de Conor es asombrosa. Como dice Dana White Mayweater no necesita presentaciones, sus número están ahí, pero cuando “escuchas a Conor hablar, te hace creer que él va a ganar” “no puedo decir que va a pasar pero en un ring, cuando dos hombre se enfrentan y lo dan todo, CUALQUIER COSA PUEDE PASAR”

Por Luis Quiñones.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

X
X